Lugares de interés

Jardín Botánico

Esta importante área verde de Viña del Mar, que se ubica en el sector El Salto, posee un total de 404,5 hectáreas con plantas agrestes, exóticas, ornamentales y nativas que lo convierten en un verdadero paseo y reservorio, también conocido como “Parque del Salitre”, mineral del norte chileno que marcó toda una época por la riqueza que significó para el país y su creador, Pascual Baburizza

La propiedad ubicada en camino El Olivar s/n sector El Salto, en la actualidad posee un total de 404,5 hectáreas de plantas agrestes, exóticas, ornamentales y nativas. En sus lomajes, laderas y quebradas predominan eucaliptos, ejemplares de latifoliadas, coníferas, espino, quillay, maitén, peumo, boldo, belloto del Norte, algunas palmas chilenas, arbustos, un rico sotobosque con helechos y musgos, como asimismo, gramíneas, orquídeas, huilles, alstroemerias y azulillo

Castillo Wulff

Este emblemático edificio por su belleza arquitectónica y su entorno natural tiene una historia singular que se inicia cuando el comerciante alemán en salitre, carbón y transporte marítimo, radicado en Chile, Gustavo Wulff, compra a Teodoro Von Schroeders un terreno de 1.260 m2 a los pies del Cerro Castillo, en el sector “Miramar”, construyendo allí un sencillo chalet de 854 m2, de estilo franco-germano con fundaciones de roca, que inauguró en 1908.

El frontis, sector más expuesto a las inclemencias del océano, albergaba una galería tipo solarium con una vista privilegiada hacia el mar.

Junto a esta maravilla arquitectónica, se encuentra una escalera en espiral, construida dentro de una pequeña torre adherida a la principal, permite acceder a un balcón con una vista privilegiada hacia la desembocadura del estero Marga-Marga, el Casino y todo el sector norte de Viña del Mar.

Casino Municipal

En plena avenida San Martín (San Martín 199) se ubica el Casino de Viña del Mar que fuera inaugurado majestuosamente el 31 de diciembre de 1930. Con la construcción de este imponente edificio, que fusiona el estilo griego en sus líneas y el romano en su dibujo, la ciudad de Viña del Mar adquirió más protagonismo en la región y comenzó a ser destino obligado de todos los visitantes de la zona. El Casino Municipal de Viña no sólo es un salón de juego de alto nivel sino también un lugar acondicionado para recibir a artistas y un centro de eventos de gran magnitud.

Actualmente el Casino también tiene un hotel, el Hotel Del Mar, cuya calificación es de 5 estrellas, además de elegantes restoranes, salones y áreas verdes.

Toda la adrenalina del juego se encuentra en el casino de Enjoy Viña del Mar. Más de 1.200 máquinas tragamonedas, 48 mesas de juego, más de 200 posiciones de Bingo y el mejor estilo convierten a este lugar en el favorito de los amantes del juego, la entretención y la calidad. A su disposición tendrá las más modernas máquinas tragamonedas y los mejores juegos de mesa.

Parque Vergara

El Palacio y el enorme parque que lo rodea es el conjunto de mayor valor patrimonial de Viña del Mar, bajo estos añosos y frondosos árboles imaginó y proyectó la ciudad Francisco Vergara.

El actual parque es testimonio del permanente trabajo de tres generaciones amantes de las plantas, especial afición que comenzaran Dolores Pérez y su hijo Salvador, que dio origen a un verdadero jardín botánico de una belleza insospechada, no sólo por la rareza de las especies, sino porque aquí se combinan, como en ningún otro lugar del mundo, árboles de las regiones frías de América, Asia y Europa, y otras tropicales.

El 9 de mayo del 2000 el Concejo Municipal de Viña del Mar lo declaró Edificación Histórica.
El Museo conserva y exhibe cerca de 60 óleos de la escuela veneciana del siglo XVI, la española e italiana del siglo XVII y pinturas impresionistas del español Joaquín Sorolla.

En tanto, la colección de pintura chilena se ha ido formando mediante compras, por valiosas donaciones de connotados vecinos de la ciudad y por adquisición de concursos locales.

El Palacio Vergara y Parque Quinta Vergara fueron declarados Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico el 31 de julio de 2008.

Playa del Deporte

Con un court central y cuatro canchas para la práctica del voleibol, fútbol y rugby, la Playa del Deporte de Viña del Mar, ubicada en el sector de Las Salinas, se ha transformado en uno de los referentes de la actividad para la Región en los últimos años.

Además cuenta el Parque de Barras para Calistenia y Street Workout, infraestructura consistente en barras de fierro para el entrenamiento del cuerpo usando como resistencia su propio peso.

En el anfiteatro y en la explanada se desarrollan durante el día actividades físicas como Zumba, Baile Entretenido y Gimnasia Aeróbica. Éstas actividades pueden ser llevadas a cabo tanto por niños como adultos y tercera edad, además se realizan una gran variedad de eventos inclusivos para personas con movilidad reducida. Así como también incluye la participación de mascotas en el marco de éstas.

Reloj de Flores

Distintas especies de flores dan forma a este icono turístico, ubicado en una falda del Cerro Castillo, frente al Balneario de Caleta Abarca, espacio de gran valor paisajístico y uno de los más visitados de Viña del Mar.

La elección de la Ciudad Jardín en 1962 como sede del VII Campeonato Mundial de Fútbol Profesional motivó su construcción, siendo su maquinaria adquirida en Neuchatel, Suiza Francesa a la fábrica Favag e inaugurado el 15 de mayo del mismo año.

Su engranaje original ha variado en dos oportunidades, en la última ocasión su sistema mecánico fue sustituido por un eficiente computador, que lo pone al día en cuanto a tecnología y que le permitirá funcionar por muchos decenios más.

En tanto, la mantención de las flores que tienen una altura de no más de 10 cm, por el movimiento de los punteros y el segundero, se realiza en forma permanente y el cambio de las mismas se efectúa cada tres meses.

Muelle Vergara

Obra de la firma Lever y Murphy, el Muelle Vergara se comenzó a construir en 1892 con la autorización de Salvador Vergara Álvarez, hijo del fundador de la ciudad don José Francisco Vergara. En sus primeros años se utilizó para servicios de transporte de mercancías dentro de un complejo industrial particular.

Este símbolo del auge industrial que experimentó la Ciudad Jardín en la primera mitad del siglo XX, posteriormente se transformó en un referente turístico luego que la Municipalidad de Viña del Mar se hiciera cargo de las instalaciones, que pese a no estar habilitadas, eran utilizadas por pescadores aficionados y paseantes.

La vieja construcción portuaria fue remodelada en 1983 y dispuesta como un paseo turístico que se interna en el mar, convirtiéndose a nivel nacional e internacional en un atractivo para los habitantes y visitantes de la Ciudad Jardín. Si bien, desde noviembre del 2007 estuvo clausurado por presentar serios daños en sus bases y estructuras generales, pronto se iniciaron los trabajos de reparación y recuperación del Muelle, ícono del desarrollo de Viña del Mar y una de las postales turísticas más llamativas de la ciudad, junto al Reloj de Flores.

Teatro Municipal

Ubicado frente a la Plaza José Francisco Vergara, en pleno centro de la ciudad, en terrenos que donara en 1912 la hija del fundador, Blanca Vergara Álvarez, se encuentra este imponente inmueble de líneas clásicas y estilo latino con elementos corintios, griegos y romanos.

De estilo arquitectónico tipo clásico, posee columnas corintias en su fachada y una escalinata monumental que realza su entrada, todo lo cual se corona con las ventanas y puertas de estilo greco-romano. Por más de 70 años este recinto ha formado parte de la historia de la Ciudad Jardín, constituyéndose en uno de sus centros culturales y artísticos más importantes

Con capacidad para 1.100 personas, en la actualidad, su Temporada Oficial incluye la exhibición de artistas y agrupaciones de primera importancia a nivel nacional e internacional, siendo además, la sede del tradicional Concurso de Ejecución Musical Dr. Luís Sigall y del Festival de Cine de Viña del Mar.

El 9 de mayo de 2000 fue declarado Edificación de Interés Histórica y/o Arquitectónica, y el 23 de noviembre de 2009, Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico.

Dunas de Concón

El emplazamiento de las dunas se encuentra sobre el camino costero que une Concón con Viña del Mar, en una terraza a 30 metros sobre el nivel del mar, conformando “una unidad paisajística de gran valor escénico y turístico y el borde costero presenta flora y fauna marina de interés científico”, según da cuenta el Consejo de Monumentos Nacionales.

La belleza natural propia de estos parajes da cuenta de una larga evolución hasta su formación actual como unidad estructurada y funcional desde el punto de vista geológico.

El santuario lo conforman formaciones naturales relevantes de dunas geológicas y de arenas relictos y son testimonio vivo de la historia evolutiva del paisaje de la zona central.

Se trata de dunas no alimentadas desde playas y además estables, debido a que entre los años 1955 y 1987 se pudo observar que no hubo un avance invasor en los terrenos del interior, debido a la vegetación que creció en forma natural en la base del frente de avance del campo.

La biodiversidad del sector presenta una vegetación de matorral costero y vegetación arbustiva que estabiliza estas dunas, en las laderas que dan hacia avenida costaneras, en encuentran bien conservadas y constituye uno de los escasos sitios del borde costero de la comuna en el cual aún es posible observar asociaciones vegetales de matorrales del litoral central.